Quiste Aracnoideo

La mayoría no provoca síntomas y no requiere tratamiento.

Contenido

Descripción

Los quistes aracnoideos son colecciones de líquido cefalorraquídeo localizados entre el cerebro o la médula espinal y la aracnoides (una de las tres capas que rodean al sistema nervioso central).

Causas

La mayoría de ellos son congénitos, resultado de anomalías del desarrollo del cerebro y la médula espinal ocurridas durante las primeras semanas de gestación.

Síntomas

La localización y tamaño del quiste determinan la sintomatología. La gran mayoría de las personas con quiste aracnoideo nunca desarrollarán síntomas. En caso de producirse, éstos pueden ser en forma de cefalea, náuseas y vómitos, convulsiones, alteraciones auditivas y visuales, vértigo y problemas con el equilibrio o alteración en la marcha.

Dignóstico

La prueba diagnóstica de elección es la Resonancia Magnética (RM) cerebral o espinal.

Podemos ayudarte

Tratamiento

La mayoría de los quistes aracnoideos no requieren tratamiento, ya que son lesiones benignas que no provocan sintomatología. En cambio, para quistes aracnoideos de gran tamaño o aquellos que condicionan afectación clínica al paciente, existe la opción de tratamiento neuroquirúrgico. Actualmente, con las técnicas de microcirugía y las herramientas endoscópicas que nos permiten realizar cirugías mínimamente invasivas, la intervención consiste en retirar las membranas del quiste o abrirlo para que el líquido cefalorraquídeo de su interior pueda drenar dentro del sistema fisiológico y ser reabsorbido.

Ir arriba