Traumatismo Craneoencefálico (TCE)

La forma más efectiva de manejar este problema de salud globalizado es la prevención

Contenido

Descripción

El traumatismo craneoencefálico (TCE) puede definirse como cualquier lesión física o alteración funcional del contenido craneal provocado por una variación brusca de energía mecánica sobre el mismo. Esta definición incluye cualquier causa externa que pudiese provocar fractura craneal, conmoción, contusión, hemorragia o laceración del cerebro.

Causas

Las causa más frecuente de traumatismo craneoencefálico son los accidentes de tráfico, seguido de las caídas y los accidentes relacionados con el deporte o las actividades de recreo.

Síntomas

Cualquier traumatismo craneoencefálico que tenga una repercusión en el nivel de conciencia o se asocie con sintomatología neurológica (cefalea brusca, náuseas o vómitos, dificultad para el lenguaje, parálisis motora, epilepsia, cambio de comportamiento…) debe ser valorado en un  centro médico.

Los síntomas de presentación dependen del tipo de TCE (difuso o focal) y la parte del cerebro que esté afectada. La valoración clínica sobre la gravedad de un traumatismo craneoencefálico se establece en función de la Escala de Glasgow, que incluye la valoración de tres parámetros: la capacidad para hablar, la función motora y la movilidad ocular. Según la puntuación en esta escala podemos diferenciar TCEs leves (Glasgow 15 o 14), TCEs moderados (Glasgow 13 – 9) y TCEs graves (Glasgow 8 – 3)

Dignóstico

El diagnóstico del TCE se basa en la historia y valoración clínica así como en los resultados de las pruebas de Neuroimagen:

  • Valoración clínica: Es clave realizar una minuciosa exploración neurológica, que incluirá entre sus puntos principales la valoración del nivel de conciencia mediante la escala de Glasgow. Esta escala definirá la gravedad del traumatismo: TCE leve (14-15), moderado (9-12) o grave (3-8).
  • Pruebas de neuroimagen (principalmente radiografía simple de cráneo y TC craneal): La radiografía simple de cráneo es de utilidad para localizar fracturas o localizar un cuerpo extraño dentro del cráneo. Suele indicarse cuando existe contusión o laceración del cuero cabelludo. La tomografía computerizada (TC craneal) es la prueba de elección cuando se sospecha lesión intracerebral. Es capaz de diagnosticar lesiones que requieren intervención neuroquirúrgica, incluyendo cualquier tipo de hemorragia intracraneal, aumento de la presión cerebral o fractura craneal. Esta prueba solo se indica bajo la presencia de un factor de riesgo o un signo de alarma.

Podemos ayudarte

Tratamiento

El traumatismo craneoencefálico debe entenderse como una entidad heterogénea que precisa de un manejo multidisciplinar. Este manejo incluye la actividad preventiva, la atención prehospitalaria, la asistencia en servicios de urgencias, la terapia médica intensiva en unidades de cuidados intensivos capacitadas para pacientes neurocríticos, las intervenciones neuroquirúrgicas específicas, así como terapias de rehabilitación funcional y cognitiva. En las últimas décadas hemos asistido a una reducción drástica en la tasa de mortalidad relacionada con los traumatismos craneoencefálicos. Esta reducción se debe a la acción sinérgica de multitud de factores: mejoras en la asistencia prehospitalaria, más rápida detección y evacuación de hematomas intracraneales incluyendo el desarrollo de nuevas técnicas neuroquirúrgicas, mejoras en los cuidados neurointensivos, aparición de novedosos dispositivos para la monitorización de la presión intracraneal, osmoterapia y  prevención de complicaciones infecciosas.

Ir arriba