Tumores espinales

El diagnóstico y tratamiento temprano de los tumores espinales puede evitar o retrasar el desarrollo de discapacidades permanentes para los pacientes.

Contenido

Descripción

Son tumores de distintas entidades histiológicas que pueden localizarse en tres compartimentos anatómicos.

Médula espinal (intramedular): ependimomas, los astrocitomas y los gangliogliomas son los tumores intramedulares más frecuentes seguidos del hemangioblastoma y las metástasis.

Meninges pero fuera de la médula (espacio intradural extramedular): schwannomas y meningiomas.

Fuera de las meninges en tejidos blandos y estructuras óseas (espacio extradural): Son los más frecuentes. Pueden ser primarios: osteoblastomas, tumores de células gigantes o quistes óseos aneurismáticos o secundarios: metástasis de otros tumores primarios.

Causas

Según la siguiente clasificación:

Primarios: originados en la columna. La causa es desconocida y algunos están asociados a alteraciones genéticas.

Secundarios o metástasis: son el resultado de la diseminación de un cáncer de otra localización generalmente pulmón, mama, próstata, riñón o la glándula tiroides.

Síntomas

Los signos y síntomas clínicos son variables y no específicos. Dependen de la localización, tipo y tamaño tumoral e incluyen desde: dolor en la zona de localización del tumor a síntomas derivados de la compresión de una raíz nerviosa  (ciática, cruralgia, braquialgia ) o de la medula espinal ( mielopatia ).

Dignóstico

El examen físico y exploración neurológica: mediante los cuales se puede valorar el daño radicular y otras pruebas neurológicas para determinar si existe alteración en las funciones sensitivas o motoras de brazos, piernas y esfínteres

Pruebas de imagen : La resonancia magnética es  la  modalidad  diagnóstica  de  elección  para  hacer  la evaluación  radiológica  de  los tumores  espinales. Otros estudios como el TAC o  Scanner ayudan a la valoración de los cambios óseos que sufre la columna vertebral

Podemos ayudarte

Tratamiento

Conservador: Reposo relativo, medicación analgésica y antiinflamatoria ( oral u Inyecciones epidurales de esteroides y otras modalidades ), rehabilitación: tratamiento fisioterapéutico y otros como inmovilización de la columna mediante ortesis o fajas ortopédicas.

Oncológico: Radioterapia y/o quimioterapia. Estos tratamientos dependerán del tipo de tumor espinal, ya que por ejemplo,  los schwannomas  y  meningiomas son tumores benignos en los que el tratamiento quirúrgico es curativo.

Quirúrgico: El objetivo es mejorar la calidad de vida del paciente, mantener o mejorar la función neurológica y aliviar el dolor. Para tomar la decisión de llevar a cabo un tratamiento quirúrgico es necesario tener en cuenta los siguientes factores: clínicos ( si existe o no el control del dolor o si existe compresión medular y/o radicular ), pronósticos ( en el caso de las metástasis, supervivencia estimada para cada paciente ) y los criterios de inestabilidad de la columna vertebral ( deformidad, fractura vertebral ). Para seleccionar el tipo de cirugía es necesario la valoración por un cirujano especialista en columna e individualizar cada caso: existen opciones de tratamiento minimamente invasivo, fijaciones de columna con tornillos o procedimientos más complejos como quitar la vértebra afecta por el tumor. Todo ello debe ser llevado a cabo por equipo médico multidisciplinar y con el apoyo de herramientas tecnológicas intraoperatorias.

Ir arriba